Carpas Térmicas

Las carpas térmicas son un elemento habitacional de uso mundialmente reconocido y aplicado por compañías internacionales en diferentes tipos de climas, suelos y actividades.

El material utilizado en la confección de las carpas no es una sola tela sino un conjunto de ellas. En el exterior el material es PVC termo sellado (soldado), lo que brinda propiedades de hermeticidad total. No hay ingreso de agua ni viento.

Los cierres De-Pe reforzados otorgan un mayor bloqueo a las filtraciones por la acción de vientos prolongados. Las ventilaciones poseen tela mosquiteras que repele todo tipo de insectos.

Hacia el interior y por debajo del PVC se coloca una manta térmica que impide el ingreso de frío o calor del exterior. 
Esta manta posee como característica principal una resistencia térmica de 11.4.

Se trata de un material de poliéster para relleno, fabricado mediante el más avanzado proceso de unión de fibras (sistema Thermobonding de Schott y Meissner, Alemania), el cual fusiona las fibras entre sí mediante calor.
De esta manera, conjuntamente con lograr una napa de relleno de cualidades espectaculares en materia de suavidad, durabilidad y resistencia al lavado frecuente, esponjosidad y elevada aislación térmica, se logra un producto ecológicamente cuidado con un alto grado de seguridad para el usuario. 

Estas son reciclables, autoextingibles, hipoalergénicas, lavables en máquina, tintorería y no contaminan el medio ambiente en su proceso de fabricación. 

En el interior colocamos un material que brinda un ambiente de calidez y contribuye con su presencia a la aislación térmica.La condensación es un fenómeno físico que se da por contrastes de temperaturas.
Al no existir impacto térmico en el interior de la carpa y por las características de la napa de poliéster, (no absorbe humedad) no se produce condensación y por lo tanto no existe goteo de agua dentro de la carpa.

Las carpas son montadas sobre estructuras metálicas que se articulan por un sistema de acoples sin la existencia de tuercas ni tornillos. Esta estructura más el diseño curvilíneo y los sistemas de anclajes permiten una resistencia a los vientos de hasta 240 km/hora.